El Sur de la Patagonia argentina: montañas legendarias tales como el Fitz Roy, el Cerro Torre; glaciares entre los más importantes del planeta como el Perito Moreno, el Viedma; estancias y miles de hectáreas recorridas por los gauchos, una inmensidad a perder de vista a lo largo de la Cordillera de los Andes ¡para terminar en el fin del mundo! En Ushuaia, en Tierra del Fuego y el canal de Beagle.

El gaucho del Sur de la Patagonia argentina

Lo más bello lo espera… el Sur de la Patagonia argentina. Cada año, recorro estas tierras y siempre siento admiración delante del espectáculo que la naturaleza ha creado y nos ha regalado.

La Patagonia de todos los superlativos

El sur de Argentina y Chile comparten la Patagonia, tierra de superlativos, sueño común entre cada uno de nosotros, solo la palabra «Patagonia» provoca una locura sin razón que nos aleja de nuestra cotidianidad, a un mundo imaginario y misterioso propio de cada uno, uniendo inmensidad salvaje y culturas ancestrales. Este mundo puede ser real y yo puedo ayudarlo a descubrirlo durante su viaje por Argentina al sur de lo extremo…

La región Este de la Patagonia, en territorio argentino, es la más conocida. Las imágenes repetidas, a menudo reales, la han inmortalizado y vehiculado en el imaginario de todos:

El gaucho en su caballo seguido de perros, llevando gigantescos rebaños de ovejas; la Pampa árida para perderse de vista sin ninguna distracción geográfica; las rutas rectilíneas y sin fin, atravesadas cada 100 km por una ciudad, aislada, como un espejismo improbable en este inmenso desierto; los pozos petroleros sobre los cuales se abalanzan las grandes arañas de metal; todo erosionado por nubes de polvo, el calor aplastante del sol y el viento embriagador. Es la Patagonia terrorífica. Victima de ráfagas a menudo permanentes, desgarrado por miles de sitios de nombres míticos, es un pedazo del mundo con el que pueden soñar todos los aventureros y los escritores, a semejanza de Blaise Cendrars que escribía a principios del siglo: «Solo queda la Patagonia, la Patagonia, que convenga a mi inmensa tristeza»

Antesala del Antártico, la Patagonia argentina estira su universo extraño y solitario hasta Ushuaia y Tierra del Fuego. Testigos de batallas silenciosas entre hielo y granito, los picos montañosos surgen como faros. Dominando la estepa, uno de los más bellos macizos del planeta, cerca de «El Chaltén», las torres del Fitz Roy y del Cerro Torre levantan sus laderas salvajes y sus gigantescos picos de hielo. Allí tiene lugar uno de los espectáculos glaciares más impresionantes del planeta: la explosión de los icebergs del Perito Moreno.

El Calafate, encantadora pequeña ciudad del Sur de la Patagonia argentina, será el punto de partida hacia numerosas excursiones. A partir de allí, podrá descubrir durante varios días la trilogía de los grandes paisajes andinos: El Calafate, El Chaltén (capital del senderismo) y Torres del Paine… para continuar hacia el Sur de Chile.

Ir al Norte de la Patagonia Chilena