El Fitz Roy, bautizado «Chaltén» por los Indios Tehuelches, lo cual significa «pico azul», y el Cerro Torre son picos graníticos que se destacan al límite norte del Parque Nacional Los Glaciares.

Macizo del Fitz Roy en Argentina

El Sur de Argentina, que roza con Chile, constituye uno de los más hermosos paisajes del mundo. Los macizos montañosos de los Andes, y sus glaciares gigantes, lindan con las inmensas y salvajes extensiones de la Patagonia. Uno se siente bien solo en este paisaje.

Alrededor de Fitz Roy

Las «ciudades», que son en realidad pueblos dispuestos alrededor de una estación de servicio, están ampliamente espaciados, las Estancias escondidas y el trafico de la Ruta 40 es reducido. La naturaleza no es tampoco acogedora: una flora sin árboles o casi, plantas cubiertas de espinas simulando césped, una fauna agradable a ver pero a menudo poco visible y un clima ventoso como en el Océano con vientos regulares del Oeste.

A pesar de su modesta altitud (3.405 metros de altitud, es decir 400 metros menos que «l’Aiguille du Midi» en Chamonix, accesible en teleférico…), es una de las montañas más difíciles de escalar en el mundo. Las condiciones técnicas son extremadamente difíciles, el granito compacto no facilita buenos agarres, acentuados por el viento y el frio.

Las formas de estos picos-torres, los Cerro, son muy puras. Diversos glaciares interfieren entre los picos y numerosos lagos, entre los cuales se encuentra el hermoso Lago Torre, enclavado al pie del Cerro Torre en un paisaje de ensueño, completan el paisaje.

Ir a conocer el Fitz Roy no es una tarea trivial. Aquí uno está lejos de todo, a cientos de kilómetros de Río Gallegos en Argentina o de Puerto Natales en Chile. Existe un pueblo, El Chaltén, que algunos han comparado a Chamonix en Francia. Durante la temporada de verano esta aldea cuenta con 300 habitantes y en invierno es solo un pueblo fantasma… Pero es el lugar de paso obligado y de encuentro para los pocos alpinistas que tienen el coraje de intentar la ascensión a estos picos salvajes.

El macizo del Fitz Roy es un lugar de escalada muy famoso incluso para los europeos. Es una mítica y vertiginosa montaña. Inútil subirla para darse cuenta de ello… un simple trekking al pie de esta columna vertical y ya se sentirá minúsculo. Es aquí la capital del trekking nacional. Diversas esplendidas caminatas para observar el Fitz Roy desde cada ángulo y en seguridad…

Tenemos varias caminatas que forman los grandes «clásicos». Se viene de todo el mundo para seguir estos senderos que han hecho la reputación de la región. Cito, por supuesto, la famosa Laguna de los Tres, que lo llevará al pie de Fitz Roy, donde la vista es realmente vertiginosa con la Laguna Sucia a continuación. También cito la Laguna Torre, otra caminata que los llevarás al pie del Cerro Torre, una montaña excepcionalmente hermosa.

Por último y especialmente, para las personas en buena forma física, deben tomar la caminata Loma del Pliegue Tumbado. Es una caminata extraordinaria, solo si el cielo está despejado. Esta caminata les darán las vistas más hermosas del Fitz Roy y el Cerro Torre, además, este circuito es muy poco frecuentado, por lo que se encontrará con menos personas. Más de 1,000 metros de desnivel para una vista que no olvidarán.

Hay otras caminatas, otros sectores muy poco visitados por los turistas porque son más distantes. Estos sitios son tan excepcionales y mucho más salvajes. La Reserva Huemul es mi gran favorita de la región. Para aquellos que quieren tomarse el tiempo para detenerse en este lugar. Esta gran reserva de 6,000 hectáreas está rodeada por el parque nacional. Aquí la naturaleza está aún más preservada. En la entrada, apreciarán el centro de interpretación. Luego, descubrirán los senderos y un bosque poco marcado por el paso del Hombre, además no cruzarán a mucha gente. Aquí más que en cualquier otro lugar, tendrán la oportunidad de ver el famoso Huemul: el ciervo patagónico.

Finalmente, muchos glaciares «pequeños» están presentes en la región. Es posible cruzar el Lago del Desierto, que es otro sitio increíble de belleza y tranquilidad. Montar a caballo y hacer rafting en el río Las Vueltas también puede estar en el programa.

Viajo allí una vez al año y a cada vez siento la misma maravilla frente a los paisajes donde Madre Naturaleza expresa toda su fuerza.

Ir a la Patagonia, al macizo del Fitz Roy