Argentina Chile
peninsula valdes peninsula valdes peninsula valdes

Península Valdés (Argentina)

La Península Valdés es otro de los grandes clásicos de la Patagonia pero debo reconocer que no me canso nunca de volver. Aquí todo es a la imagen de la Patagonia: desmesura, inmensidad, naturaleza virgen.
Provista de una fauna muy abundante, es un verdadero paraíso animal. La fauna marina es por supuesto la que está mejor representada, cuenta entre otros con: delfines, leones de mar, lobos de mar, elefantes marinos, pingüinos de Magallanes, ballenas australes, orcas.

Ballenas de Peninsula Valdes

El clima es frío y árido, la península está cubierta de una escasa vegetación. Por otro lado posee una fauna más bien pobre característica de las mesetas patagónicas: maras, algunos guanacos, zorros grises, zorrinos y varias especies de aves.
La península posee una ubicación climática particular: está protegida de las lluvias gracias a la cordillera de los Andes, y se beneficia de un medio ambiente marino de manera tan importante que su forma ha aumentado mucho más la longitud de sus costas.

A primera vista cuando uno llega a la península el ambiente parece estéril y yermo, pero sobre las costas atrae a una cantidad inhabitual de especies animales. El resultado, es una colección de ecosistemas listos para maravillar tanto a los turistas, así como también a los científicos.
Asimismo, y hago hincapié en este punto, los animales aquí son bien visibles y su cantidad es impresionante. Al estar esta zona protegida, los animales se sienten en total seguridad.
La gran "estrella" de la Península es por supuesto la ballena franca Austral. Observarlas es una experiencia única ya que podríamos casi tocarlas.
Cada año en invierno, estas ballenas pueden ser observadas durante la época de reproducción y de parición. La observación de las ballenas se ha transformado en una de las actividades turísticas más importantes del país. Es fácil observar, ya sea desde la playa o desde un barco, el desfile nupcial de los machos con el fin de obtener los favores de la hembra cortejada.

El otro gran atractivo de la Península Valdés, pero mucho más duro de observar, es el fenómeno casi único en el mundo, los ataques de las orcas, que arriesgando su vida, atacan a las crías de los otarios que hacen sus primeros pasos en el agua.
En 1999 la UNESCO declaró a la Península Valdés como patrimonio natural de la humanidad.

Peninsula valdes
Clásico anterior: El fitz Roy / El Chalten
Clásico siguiente: San Carlos de Bariloche
Viajes Perú Bolivia Ver también los viajes a Perú y Bolivia...

Borispatagonia

Patagonia al mapa en todas las estaciones. Por ejemplo, de acuerdo con el clima, desde Bariloche, en Patagonia Argentina, es posible ir hasta Puerto Montt, en Chile, atravesando sucesivamente tres lagos en barco, como lo han hecho los jesuitas y los primeros colonos alemanes. Ofrezco una excursión que conduce al Océano Pacífico. Es bastante largo, pero la belleza de los sitios - bosques, volcanes y lagos de aguas cristalinas - es tal que vale la pena hacerlo. Del lado argentino, cruzamos el brazo oeste del Nahuel Huapi y el lago Puerto Alegre, y del lado chileno, el lago Todos los Santos. Pasamos de un lago a otro por autobús. Este tour es factible en cualquier estación del año, pero en invierno, se necesitan dos días para llegar a Puerto Montt, parando una noche en Peulla. Regresamos a Bariloche por vía aérea o por el mismo camino, después de una noche en Puerto Montt. Borispatagonia también se encarga de las visas para ingresar a Chile y reservar hoteles. En la Patagonia, las temporadas de invierno y verano son turísticas. En verano, además de explorar la circundante, muchas actividades son disponibles: escalada, pesca en torrente, vela, equitación, senderismo, paseos, visitas a Aciendas... En invierno, la actividad principal es, por supuesto, el esquí, especialmente en julio y agosto del lado de los Andes, pero no sólo: caminatas con raquetas de nieve, excursiones temáticas, muchos paseos para admirar la belleza de la Patagonia Argentina y Chilena en esta temporada, por esta luz única, la calidez de la gente de Patagonia... Al hablar, tengo la piel de gallina!