Cinco siglos después del sacrificio de tres niños por sacerdotes Incas en una cumbre argentina en Llullaillaco, los arqueólogos los encontraron intactos en 1999.

Volcán LlullaillacoInmortalizadas en el hielo, estas tres pequeñas momias se congelan un momento en la historia de los Incas y sus rituales. Este descubrimiento arqueológico se realizó a ¡6.739 metros de altitud! en lo alto de Llullaillaco, en los Andes. El Llullaillaco o Llullay-Yacu es el tercer volcán activo más alto del mundo, después del Monte Pissis y Ojos del Salado.

El volcán se encuentra en los Andes, en la frontera entre Argentina (provincia de Salta) y Chile (en la 2da Región de Antofagasta). Es el sitio arqueológico más alto del mundo.

Entre los Incas, los sacrificios de los niños no eran solo una ofrenda a los dioses. Los torturados fueron considerados como embajadores de la otra vida. A veces las familias donaban la vida de uno de sus hijos, pero a veces se les imponía el sacrificio.

En un siglo de historia, el Imperio Inca se ha extendido a lo largo de aproximadamente 4.000 kilómetros. En el momento de la conquista española en 1532, los Incas, con sede en Cuzco, Perú, representaban más de 12 millones de súbditos. El sacrificio infantil era parte de la necesidad de unificación. Los sacerdotes obtuvieron hijos de todo el imperio y recompensaron a las familias con funciones o bienes materiales gratificantes.

No debe pensarse que los Incas practicaban los sacrificios humanos a cada paso. Eran bastante raros. Los niños eran considerados más puros que los adultos. Los que fueron sacrificados fueron honrados. Se convirtieron en los representantes del pueblo, viviendo por la eternidad entre los dioses. Fueron deificados como los dioses honrados.

Los tres niños del Llullaillaco, un niño y dos niñas, no tienen lesiones visibles y parecen estar en paz. El niño tenía unos 8 años. Lleva una túnica lo suficientemente grande como para permitirle seguir creciendo después de su muerte. Las sandalias son para su viaje al próximo mundo. Con él, los sacerdotes han depositado una ofrenda más preciada que el oro: un collar con conchas de Spondylus. Estas conchas representaban el agua, un recurso muy valioso en las regiones áridas de los Andes. El niño fue encontrado a 2 metros de profundidad.

Una de las dos niñas es una niña de unos 14 años. Estatuas y cerámicas estaban colocadas a su lado. Curiosamente, una túnica de hombre cubre la parte derecha del cuerpo. Tales túnicas corresponden a un alto estatus social. Para los arqueólogos, su padre pudo haber querido que la ropa usada en el ritual lo acompañara al reino de los dioses. Esta túnica fue probablemente una ofrenda. Se encontraron trozos de hojas de coca colocadas bajo su nariz. Estas hojas, sagradas para los Incas, seguramente tuvieron que ser colocadas después de su muerte.

Niños del LlullaillacoLos Incas colocaron cuerpos y ofrendas en nichos naturales que excavaron hasta 3 metros de profundidad. Fue en uno de ellos que el equipo encontró la tercera momia, que fue alcanzada por un rayo a más de un metro de profundidad. Es una niña de unos 8 años quemada parcialmente pero cuya cara permanece intacta. La niña todavía siente la carne quemada cuando los arqueólogos la exhuman. A su lado, se depositaron diversos objetos como estatuas, cerámicas, bolsas llenas de comida y una bolsa de coca, hecha con las plumas de un ave, tal vez amazónico.

Este descubrimiento increíble se exhibe en el Museo de Alta Montaña en Salta, donde se exhiben las momias.

¡Les recomiendo encarecidamente ir allí!

Consultarme para un viaje