Fiordos tranquilos, iglesias y casas de guijarros, aguas tumultuosas de la costa del Pacífico: la isla de Chiloé, en el norte de la Patagonia chilena, recuerda los paisajes de Escandinavia. Pero las fuertes tradiciones andinas lo convierten en un lugar único.

Isla de Chiloé, PunihuilTreinta minutos de navegación son suficientes para cruzar el Canal de Chacao, el tramo de mar que separa Pargua, en el continente chileno, desde Chacao, en la îsla de Chiloé. Exuda un aire salado, llevado por una brisa cálida y ligera, inusual en este mar tumultuoso del Pacífico. Seguimos el vuelo de los pájaros y las repentinas apariciones de las focas, que parecen saludarnos con sus cabezas recién emergidas. Este ambiente particular es el encanto de esta isla mágica, con esta peculiaridad, algo indefinible que transforma algunos lugares, los hace únicos. Es una tierra de recuerdos, leyendas, con fuerte identidad.

Quizás este encanto se deba a los elementos constantes de esta naturaleza, a sus frecuentes y caprichosas lluvias, a sus turbonadas, a su aislamiento o a las leyendas legadas por los Mapuches. Estos indios que, por su historia, tienen fama de ser muy combativos. Incluso lograron enfrentarse a los conquistadores y nunca se rindieron. La resistencia mapuche continúa, y actualmente alrededor de 400 activistas mapuches son acusados y/o encarcelados como resultado de su movilización para salvaguardar tierras ancestrales, dirigidas a grandes empresas madereras y proyectos de represas hidroeléctricas.

Playas de Ancud en la isla de Chiloé494/5000
Solo un camino pavimentado cruza la isla; Atraviesa un paisaje montañoso y bucólico, con sus pequeñas granjas rodeadas de prados y coloridos jardines. Aprovechando la suavidad especial del clima de verano, las rosas y las hortensias están excepcionalmente bien florecidas. Este entorno idílico contrasta con la costa oeste amarga y solitaria del Océano Pacífico. Allí, aguas turbulentas rodean los islotes inaccesibles donde viven pingüinos y leones marinos.

Castro, ChiloéLas iglesias tradicionales de madera, cubiertas de chapa corrugada, dan testimonio de la presencia de los jesuitas durante casi dos siglos (no hay menos de 150 de estas pequeñas obras maestras de carpintería en el archipiélago). La ciudad de Castro se enorgullece de su iglesia, que figura con otras trece en la Lista del Patrimonio Mundial. Cubierto de rosa y morado, como un pastel de mazapán, se encuentra en el corazón de una bulliciosa ciudad, cuyas casas tradicionales, también de madera y chapa, están pintadas en colores brillantes.

La tercera ciudad más grande de Chile, por su antigüedad, es también la capital histórica de Chiloé. Sus barrios de casas de madera sobre pilotes («palafitos») con vista a la boca del Río Gamboa y el fiordo son espectaculares: pequeños pueblos que quedan intactos de un país maravilloso que huele rico a mar. Con la marea alta, la vista cambia: los barcos abandonados bailan cerca de las casas sobre pilotes que se reflejan en el agua.

Iglesia de ChiloéSiguiendo la costa hacia el norte, la luz intensa vibra los colores de los barcos de pesca y las casas sobre pilotes, u otras viviendas con paredes de guijarros en forma de escamas de pescado. En el fondo de un fiordo, el pueblo de Dalcahue se baña en un silencio que solo las aves marinas y el ferry que conduce a la isla de Quinchao, en el mar interior, ven a descansar. El domingo, día de mercado, Dalcahue se despierta con una animación que corta la tranquilidad de los otros días: los habitantes de las pequeñas islas circundantes vienen a vender sus productos y las telas que hicieron con su mejor lana.

Iglesia de Chiloé, ChileApenas salimos de la costa por un camino de tierra, el paisaje se vuelve salvaje. Estamos perdidos en los senderos de los bosques, donde los bambúes se codean con las hojas gigantes de Nalcas. El camino que va de Castro a Cucao, en la costa oeste, a través de Chonchi, corre a lo largo de los lagos Huilinco y Cucao, y conduce al Parque Nacional de Chiloé, uno de los sitios más interesantes de la isla.

Los lagos cortan a Chiloé en dos como cuchillas de agua que atraviesan los espesos bosques. Uno es oscuro como el cobalto, el otro claro como el cristal. Al llegar al parque, se cruza una reserva forestal que conserva intacta su flora y su fauna. La costa del Pacífico está maltratada por el océano furioso. En cada arrebato de ira, el mar y el cielo se funden. El fuerte viento barre la extensión arenosa salpicada de conchas blancas.

Dans le lointain, des chevaux montés par des Indiens Mapuches avancent lentement et s’en vont se perdre dans l’horizon infini…

Otro entorno de la Patagonia chilena

Consultarme para un viaje