En busca de una auténtica Estancia, lejos de los circuitos turísticos en El Calafate cerca del glaciar Perito Moreno, donde su dueño lo recibe personalmente

Pedro, gaucho en una estancia en la PatagoniaHace unos años estuve explorando la zona de Santa Cruz alrededor de la localidad de El Calafate, buscando una auténtica Estancia lejos de los circuitos turísticos. Para quien no conozca la región, El Calafate es una ciudad que se encuentra a unos 80 km del más famoso de todos los glaciares de nuestro planeta: El Perito Moreno. La ciudad está rodeada de… simplemente inmensidad. A lo lejos, los cerros nevados de la Cordillera de los Andes; un lago hasta donde alcanza la vista: el majestuoso Lago Argentino, que se podría tomar por un mar, desprovisto de cualquier presencia humana; y la interminable estepa ocre, intercalada con kilómetros y kilómetros de vallas que dividen las parcelas de las diferentes estancias, como un rompecabezas a gran escala.

Estancia en la Patagonia argentinaLas estancias comparten este inmenso territorio. El tamaño «estándar» de cada uno es de unas 30.000 hectáreas. La mayoría de ellos muy turísticos, habiendo perdido el alma; tipo de hoteles 5 * en el fin del mundo donde los jóvenes de la escuela hotelera te dan la bienvenida. Sigamos… Mirando bien, por fin encuentro buenas direcciones… encantadoras estancias conservadas y cargadas de historia aún en actividad, en las que mezclarte con el quehacer diario de los gauchos participando, o todo simplemente observándolos.

Estancia en la Patagonia argentina¡Pero mi aventura no termina ahí! lo que quiero para mis viajeros es un lugar aún más auténtico y único. Una estancia donde su dueño nos recibe personalmente. Tengo muchos conocimientos sobre El Calafate y los pongo a trabajar pidiéndoles que me ayuden a seguir el rastro de ese lugar. Al no tener una respuesta satisfactoria, decido ir solo, en busca de una pequeña estancia perdida en algún lugar… Unos días y decenas de kilómetros de pista después, a la salida de una curva, veo al borde del camino como un «casco» de una estancia, o más bien una especie de refugio para conductores o jinetes perdidos.

Esteban con su mate en una Estancia en El CalafateHay demasiado viento, como suele ocurrir en estas latitudes. Me detengo y entro al «refectorio»… Son cuatro alrededor de una mesa, uno toca la guitarra y otro canta, un tercero aplaude, el cuarto sirve mate a sus compañeros. Inmediatamente exclamo: «¿Música? ¡Que bueno!…» También hay un pequeño guanaco manso que corre en todas direcciones con ovejitas. Cerca del fuego, un quinto personaje con boina vigilando… el Asado: ¡una oveja entera se está asando! Luego me acerco a la chimenea y me encuentro con el dueño: Esteban, de origen vasco español, de mirada azul penetrante, me tranquiliza enseguida y empieza a hablarme de su «campo» (de su tierra). Me muestra viejas fotos en blanco y negro, me cuenta la historia de su familia… ¡es fascinante!

Pedro, el gaucho y su caballo en la PatagoniaLuego me muestra su propiedad y me invita a quedarme a cenar; ¡que acepto con mucha alegría!… También me presenta a Pedro: ¡un viejo gaucho muy fotogénico! Entonces me doy cuenta de que este es exactamente el lugar que estoy buscando. Ahora esta estancia es uno de mis lugares favoritos – naturalmente se ha establecido una relación privilegiada con este personaje tan entrañable que es Esteban – la oportunidad de crecer del encuentro con los gauchos que pasan, viviendo las tradiciones y sumergiéndose de la vida en la estancia.

¡Venga a alojarse en una Estancia en la Patagonia, me encargo de todo!

Consultarme para un viaje

Situation Covid 19